Mi versión del NES en un cartucho

Los clones chinos del NES permiten un sinnúmero de cosas. Hemos visto al pasar del tiempo clones de NES imitando el diseño de todas y cada una de las consolas que ha salido, y muchas aplicaciones portátiles. Ahora, emularé un proyecto relativamente sencillo y muy satisfactorio: meter un clon… dentro de un cartucho.

Ayer perdí 8 lucas en la feria comprando una cámara de porquería y todavía me duelen mis 8 lucas. Pero usé otra luca y compré los restos de un clónico de NES que se veían más o menos así:

Pequeñito.
Pequeñito.

Aparte, venían dos controles mulas estilo Playstation y la tapa.

Las entrañas y la tapa por una luca, ¡qué ganga!
Las entrañas y la tapa por una luca, ¡qué ganga!

La idea del proyecto es bastante sencilla: Meter todas estas piezas de forma organizada de forma que todo quepa dentro de la carcasa de un cartucho de NES. Como el conector de los cartuchos de Famicom (o Polystation) es más estrecho, resulta viable hacerle una apertura superior al cartucho para que acepte los otros cartuchos. Una suerte de cartuchoception.

Para este proyecto utilicé un cartucho que tenía en estado defectuoso pero con la carcasa en muy buen estado: Mission Impossible de Ultra Games.

Los ingredientes.
Los ingredientes.

Lo primero aquí fue hacer modificaciones a nivel de la etapa de poder: estos equipos funcionan con 9 volts en corriente continua, pero el NOAC funciona con 5 volts. La “regulación” de voltaje se consigue por medio de resistencias y un transistor, los cuales en esta ocasión fueron descartados para usar un regulador 7805, el cual regula cualquier entrada entre 7,5 y 30 volts, en los 5 volts que requiere el sistema para funcionar. Esto, además, me otorga protección adicional en caso de cualquier cosa. Debí haberle puesto un diodo también por si conecto la fuente con la polaridad al revés, pero ya no lo hice. Para la otra.

Deshaciéndonos de lo inservible.
Deshaciéndonos de lo inservible.

A la derecha de la foto podemos ver que hay pistas cortadas y puenteadas con cable en sus nuevas ubicaciones, esto es básicamente para saltarse la etapa de “regulación” propia del sistema y darle paso a algo en lo que yo confío más.

Marcando para la cirugía.
Marcando para la cirugía.

Ahora, un marcado para ver cuáles serán las ubicaciones definitivas de los componentes en su nueva carcasa. No fue necesario hacer mucha planificación, como las piezas eran pequeñas podían ajustarse de forma cómoda.

La planificación express antes del corte.
La planificación express antes del corte.

Personalmente no soy muy bueno haciendo cortes con el esmeril, por lo que quedaron feos muchos cortes, pero bonitos a su manera.

Piezas cortadas.
Piezas cortadas.

Luego de eso ya era hora de asentar las cosas. Las pegué con silicona caliente en sus respectivas ubicaciones. Aproveché también en el intertanto de probar por última vez las entrañas antes de pegar las cosas.

Todo en orden.
Todo en orden.

Cuando estaba por pegar las cosas se cortó uno de los puentes de cables, específicamente el que juntaba las entradas de energía y salidas de señal, por lo que rápidamente cambié el puente de alambre por un cable plano de la misma cantidad de conductores (4). Aproveché de conectar un LED azul con una resistencia de 220 ohm directo a la entrada de energía como indicador de ‘power’.

Sistema, puente de cables nuevo, switches nuevos.
Sistema, puente de cables nuevo, switches nuevos.

Como el sistema gasta tan poca energía, consideré innecesario proveer de algún sistema de disipación térmica al regulador. En las pruebas que hice antes de armarlo ni se calentó, así que lo dejé pegado con un poco de silicona y ya.

PROTIP ESTÉTICO: Como el hoyo para los cartuchos es más grande que el puerto por cosas de espacio, antes de cerrarlo se me ocurrió ponerle un trozo de cartón bien cortado para ocultar el fondo del cartucho (y con él los cables que viajaban por debajo del conector de cartuchos de Famicom). El resultado fue espectacular.

Gracias a Scotiabank por el cartón negro.
Gracias a Scotiabank por el cartón negro.

Terminado el proceso sólo bastaba cerrarlo y probarlo.

Todo funcionando.
Todo funcionando.

Como pueden ver, éste es un proyecto relativamente sencillo y rápido de hacer. Me tomó aproximadamente tres horas entre probar las cosas, hacer los cortes y cambiar switches, poner el LED nuevo y rebajar algunas cosas para que todo cupiera cómodo. El resultado es muy bonito, y sin duda que se convertirá en una atracción para las próximas visitas que lleguen a mis dominios.

Cualquier duda o comentario, no vacile en hacerla.